Cuida y protege a tus intestinos de la colitis

“Pudo ser algo que comí y me cayó mal”, “no puedo comerlo porque me inflama”, “la otra vez que lo comí me causó diarrea”… ¿Te suena familiar? Cuando tienes colitis frecuentemente llegas a pensar que lo que comes es lo que desencadena tu malestar. Conoce cómo mantener saludables a tus intestinos.

De acuerdo con datos del American College of Gastroenterology aproximadamente el 60% de pacientes con síndrome de intestino irritable, también conocido como colitis, cree que el alimento exacerba sus síntomas, sin embargo, no en todos los casos la intolerancia a ciertos alimentos es factor detonante.

En general, es recomendable introducir cambios en tus hábitos alimenticios para mantener saludables a tus intestinos, pues muchas veces también malpasarte, excesos o descuidos en la forma en que te alimentas pueden estar afectando tu salud intestinal.

Cambios alimenticios contra la colitis

Puedes comenzar a introducir estos cambios de manera gradual, de modo que tus intestinos estén fortalecidos y protegidos y poder hacer frente a estas crisis que pudieran presentarse.

  • Lleva una dieta saludable, en la que incluyas más vegetales, que carnes rojas, lácteos y embutidos. Asimismo, es recomendable, evitar la coliflor, el picante, los condimentos artificiales, el café, el cigarro, bebidas gaseosas, el repollo y la lechuga, los cuales pueden provocarte inflamación o irritación.
  • Incluye fibra en tu dieta diaria. Come frutas y verduras con cáscara, cereales integrales y hortalizas, ya que la ingesta de fibra ayuda a mantener en buenas condiciones al aparato digestivo.
  • Modera tu consumo de grasas, ya que en exceso puede dificultar la digestión y provocar irritación e inflamación.
  • Respeta tus horarios de comidas. Evita los ayunos prolongados o saltarte comidas, porque los jugos gástricos erosionan las paredes intestinales al no tener alimentos qué procesar, lo que te provoca irritación, inflamación y dolor, también característicos de la colitis.
  • Evita ingerir alimentos en lugares con higiene deficiente, con ello previenes el contagio de bacterias y parásitos perjudiciales.
  • Bebe abundantes líquidos. Además de beneficiar a todo tu organismo al mantenerlo hidratado, mejora el funcionamiento intestinal, ya que las heces transitan de manera adecuada y se evita también el estreñimiento.

Asimismo, aunado a estas pautas, recuerda que es muy importante el manejo del estrés para ayudar a controlar la colitis nerviosa. Al respecto, checa nuestras recomendaciones en nuestro artículo: Estrés y colitis, ¿cómo hallar equilibrio?

Consulta a tu médico.

Share